José Rogelio Díaz: 5 años de graduado

José Rogelio Díaz se ve joven, pero no dejó el tiempo esperar. Apenas salió de su pregrado en Finanzas en Estados Unidos sacó una maestría en Ciencias de la Contabilidad, trabajó arduamente como Officer en Banitsmo y luego como socio en Insignia Capital Advisors. Estaba cuando realizaba una maestría en Normas Tributarias en ese país, que realizó que necesitaba algo más. Así lo abandonó para entrar al Global EMBA en INCAE y ser el hombre más joven de su generación. José Rogelio muestra en su voz, en su sonrisa y su forma de hablar el entusiasmo y las ganas que tiene por crecer profesionalmente, con una meta clara y los pasos para lograrlo bien definidos.

“Sabía que cuando ya estuviera casado y con hijos iba a invertir más en la parte familiar. Me tocaba entonces invertir la mayor parte de tiempo que pudiera en mi desarrollo profesional lo más temprano en mi vida posible”, explica José Rogelio. Ahora es Socio Director en Insignia Financial Advisors, tiene dos maestrías, está casado desde abril de 2015 con una médico y es feliz junto a su esposa y su hija que nació en febrero de 2016.

Cómo piezas en un rompecabezas, José Rogelio explica que comenzó a hacer todo lo que encajara para formar su futuro. En su primera etapa quiso absorber toda la información que podía sobre finanzas y contabilidad, y trabajó duro luego de egresar porque quería llegar a ser sólido en ambos rubros y poder ser un traductor efectivo de estos dos mundo. El Global EMBA luego por una sóla misión: tener una educación basada en los mismos principios y conceptos y mecánica de estudio de Harvard, pero con casos que trajeran la realidad de latinoamérica. “INCAE me permitió tropicalizar el conocimiento y aplicarlo a casos más acomodados para la realidad de la región”, cuenta Díaz.

El Global EMBA es un programa que le permitió a José Rogelio ir a estudiar en EE.UU., China, España, Costa Rica y Nicaragua, aprender con el sistema de casos, y conocer profesores que lo impactaron. Díaz recuerda las clases de política con Arturo Cruz, las clases de finanzas con Eduardo Montiel y las sesiones de mercadeo con Carlos Sequeira. “Fueron clases extraordinarias y que complementaron muy bien lo que tenía como base”, cuenta José Rogelio, y aclara que “el gran beneficio del Global EMBA es que lo que aprendiste en una semana, en la siguiente semana lo podía aplicar y eso hace que el conocimiento se te impregna mucho mejor en tu modus operandi”.

Sin embargo, recuerda que el ser uno de los más jóvenes le planteó un particular reto generacional, pero que supo aprovechar para absorber todo el conocimiento que podía y supo hacerse de una red de amistades clave para su futuro. “La capacidad de hacer amigos con amistades que perduran es fundamental. Más allá de lo que uno aprende en el salón y en las sesiones de grupo, el poder establecer una amistad con personas de extraordinario carácter y trayectoria, y a la vez poder complementar el aprendizaje de uno mismo con la experiencia de esas personas es algo inigualable”, explica José Rogelio.

A sus compañeros aún los tiene en un grupo de Whatsapp, donde postean cosas y se molestan igual que como si estuvieran en el salón de clases. Para su matrimonio el año pasado, tres de sus compañeros asistieron y cuando ha necesitado ayuda con negocios ha recurrido a ellos. “Me he apoyado muchísimo en esa red de contactos para que me refiera a un abogado, algún negocio o cualquier otra cosa que requiere. Me ha pasado en Costa Rica, Guatemala y Colombia”, cuenta.

Y no sólo habla de la red de amigos compañeros de generación, José Rogelio cuenta que el haber salido de INCAE te genera una red de contactos y una imagen que te ayudan a poder crecer profesionalmente. “Poder levantar el teléfono y la otra persona es egresado de INCAE o reconoce que tú lo eres, te reciben con un agrado, una amabilidad totalmente distinta”, cuenta José Rogelio, “como egresado de INCAE la red a la que se tiene acceso y esa aprobación que se genera aporta bastante”.

Primero serio y luego entre risas comienza a contar que hace un tiempo le tocó una fusión de dos empresas de las cuales, dos de las personas más importantes de ambas empresas eran egresados de INCAE y cómo la dinámica general fue distinta gracias a eso. “Automáticamente cuando nos presentamos y decimos que estamos graduados de INCAE la perspectiva cambia, ya es más amena la conversación, porque sabe por lo que pasaste y sufriste para tener ese diploma”, cuenta riéndose recordando las noches en vela rompiéndose la cabeza estudiando un caso.

En lado inverso, también reconoce que él ve con otros ojos a los incaístas debido a que ha visto problemas de educación en Panamá, que muchas egresados de maestría pero que el conocimiento que les otorgó ese posgrado no es la profundidad que un profesional aveces requiere. “Hay una deficiencia de conocimiento, y por lo mismo es bueno ver que un programa como los de INCAE si verdaderamente ofrecen lo que dicen que ofrecen. Un egresado de INCAE para mi, como yo sé el curriculum que tuvo, las clases que se tuvieron y la rigurosidad del trabajo que tiene que haber hecho para poder obtener este diploma, automáticamente me da un nivel de preaprobación que ya lo veo con otros ojos”, explica José Rogelio.

Para este egresado de hace 5 años de INCAE a Panamá hace falta personas con mejor conocimiento, mejor educación y mejor profundización. Como todo panameño incaísta, reconoce que la institución ha sido un aporte fuerte en el desarrollo del país, del Canal de Panamá y de la competitiva industria bancaria, pero le gustaría que el impacto fuese aún mayor. “Hay potencial de hacer mucho más”, dice esperanzado en las futuras generaciones y en el futuro de la institución.

Si pudiera llamar a un profesor ahora para pedirle consejo hubiese llamado a Enrique Ogliastri.

“Nosotros negociamos para compra y venta de empresas, es por eso que me gustaría hablar con él y plantearle unos casos muy difíciles que nos ha tocado enfrentar en nuestra empresa. Uno ha ido resolviendo esos problemas usando las herramientas que sabe, pero si es ahí donde quisiera absorber un poco más”.

Los comentarios están cerrados.