Pedro Sarasqueta: Estudiante del MBA 2017

Pedro Sarasqueta ha estado en muchos sectores: ha vivido en Panamá, hizo dos años de Servicio Militar en Alemania, donde también estudió Economía, trabajó para el Gobierno de Panamá y empezó su propio negocio de turismo en Bocas del Toro. Ahora este hombre recién casado y que hace unos meses se convirtió en padre, estudia el MBA en Costa Rica para adquirir las herramientas necesarias para no repetir los errores que había cometido en su negocio. “Había mucho que necesitaba aprender”, comenta Pedro.

Para este estudiante INCAE fue la opción obvia. “Vi universidades en Estados Unidos y en Europa y sentí que esta institución tenía la misma calidad en profesores, publicaciones y en todos los aspectos que creo que son importantes”, explica Pedro. Para él “INCAE cumple con todos los requisitos que buscaba en una buena institución” y considera que eso es justamente lo que necesita Panamá y la región para poder crecer.

Pedro cuenta que ya está obsesionado con el sistema de casos y los ve en cada noticia que revisa en los diarios, que se ha hecho amigos de todas partes de la región y que ya es un miembro activo de la comunidad: ya está en el Oath Club, en el Entrepreneurship Club, y es Vicepresidente de clase de la sección de inglés. No parece que a Pedro le costó adaptarse al sistema y cuenta que está fascinado con las clases, la calidad docente y con el hermoso campus en el que le toca vivir hasta mayo de 2017.

Y aunque está próximo a terminar recién el primer año del MBA de Costa Rica, ya siente que fue la decisión correcta. “Si yo hubiera sabido la mitad de lo que he aprendido en estos meses aquí, habría hecho todo distinto en mi empresa”, cuenta con una gran emoción, “si tuviese que cortar ya el MBA, me llevaría mucho de lo que hubiese esperado llevarme”.

Pedro cuenta que INCAE ha aprendido mucho de la clase de Leadership con Susan Clancy, de Contabilidad Financiera con Arnoldo Rodríguez, y muchas otras. Sin embargo, él explica que más allá de las clases, ha aprendido de las diferentes experiencias laborales y culturas de sus compañeros. “Los compañeros a través de sus trabajos han aprendido a lidiar con distintas situaciones y yo he ido aprendiendo de eso a cómo manejar el estrés y el ritmo de INCAE”, cuenta Pedro.

Además, gracias a sus compañeros de toda la región Pedro ha logrado salir del aislamiento que muchas veces viven los panameños. “Esta experiencia me abrió los ojos a la cultura centroamericana que uno desde Panamá no ve tanto”, comenta al hablar de las distintas nacionalidades presentes en su generación, algo que lo tiene también muy contento.

Desde su punto de vista como emprendedor, lo más clave que ha logrado aprender, es a tener disciplina. “En mi experiencia, lo más difícil del emprendedurismo es la disciplina, dar un poco más de lo que quisieras dar, entregar ese esfuerzo adicional. Estar aquí te ayuda a desarrollar esa disciplina, te obliga a esforzarte más, y eso es una herramienta prácticas para el emprendedurismo”

Panamá tiene una economía dividida en dos. El sector logístico, el hub de las Américas, el turismo, consumo y banca, viven una época próspera en las que el país es muy competitivo. Por el otro lado, el sector agrícola y los retail menores donde somos muy poco competitivos. Y eso crea una divergencia. Las personas que viven en cada sector tienen muchas diferencias de ingreso. Así lo explica Pedro cuando habla sobre su país.

Aunque reconoce que hay un problema política que hay que resolver, estima que la educación es el problema a largo plazo que hay que solucionar. “Panamá tiene todas las herramientas para ser un país próspero en términos económicos como tal vez ninguno en Centroamérica, pero la educación no está la altura, la diferencia entre público y privada es grande”, explica Pedro, quien ve en nuestra institución una respuesta.

“INCAE provee educación de primer mundo en nuestra región y el volver a Panamá va a elevar el nivel profesional del país. Los incaístas se hacen sentir en Panamá y lo vamos a seguir haciendo, porque yo seré parte de ellos”, comenta Pedro con orgullo.

Para el futuro cercano, planea cambiarse de casa de soltero y traer a su esposa y a su hijo recién nacido a vivir con él en el campus. En cuanto a qué planea para luego de graduarse, él sigue abierto y planea que está “dejando en este momento que INCAE me hable, me diga a donde quiere llevarme”.

Los comentarios están cerrados.