Orquestación Emprendedora: Aplicación a Perú

Es posible que relacionemos emprendimiento con Silicon Valley o Bangalore; sin embargo, los peruanos no interiorizan que están sentados en un banco de generación de nuevos negocios como es el Perú. Según el reporte del Global Entrepreneurship Monitor: Perú 2016 (GEM, 2016), el Perú se posiciona como uno de los cuatro países con mayor actividad emprendedora dentro de las economías basadas en eficiencia y a nivel global ocupa el sexto lugar con una tasa de emprendimiento en etapa temprana TEA del 25.01%.

Durante la década del 1990-2000 se daba mucho énfasis a entender el rol del emprendedor es por este motivo que se debe comenzar el artículo definiendo el concepto de emprendedor: que es la persona que posee la habilidad de descubrir y explotar oportunidades que otros no pueden visionar (Venkataraman, 1997). Actualmente los investigadores del emprendimiento empresarial buscan cada vez más avanzar nuevos paradigmas, teorías y escuelas de pensamiento que podrían permitir el desarrollo de predicciones e hipótesis rigurosas. Un artículo publicado recientemente nos define que para ser emprendedor se debe poder liderar de manera estratégica diversos objetivos, no puede haber emprendimiento sin un liderazgo que sea efectivo. (Mathews, 2017).

El empresario peruano se enfrenta a diversos problemas al momento de emprender, el primero es que tienden a querer hacer de todo por sus clientes y aplicar una estrategia de reducción de costos, sin darse cuenta que al bajarlos generalmente se disminuyen los sueldos, lo que impacta en menor ingreso y da como resultado un menor consumo frenando la dinámica económica.

El segundo problema es el poco gasto en investigación y desarrollo del País con apenas 0.08% en términos del PBI, lejos de países como Israel, Finlandia, República de Corea y Suecia que tienen un promedio de más del 3.5% de gasto según el Instituto de Estadística de la Unesco (IEU, 2016). Esto nos da como resultado que la mayor cantidad de emprendimientos tiendan a ser los denominados maquila y no se genere un emprendimiento disruptivo y competitivo de talla internacional.

El tercer problema es que el País carece de una estrategia clara, una visión integrada y liderazgo que colaboren e incentiven un ambiente emprendedor. Para que la estrategia a nivel país tenga alto impacto debe tener fundamentos sólidos en aspectos macroeconómicos, microeconómicos, regulaciones tributarias eficientes e innovación constante. Si el estado no articula adecuadamente estas variables es posible que las empresas sigan teniendo dificultades para poder subsistir.

La solución para que el Perú deje de tener la tasa de cierre de emprendimientos de 6.1% alta para el promedio de la región de acuerdo al (GEM, 2016), está en lo que denomino la orquestación emprendedora lo que significa orquestar y alienar de manera estratégica al emprendedor, cliente y estado en una ecuación que permita trazar una red tan fuerte de procesos innovadores que atrapen y retengan al cliente. El emprendedor tiene la obligación de innovar en su modelo de negocio constantemente, el cliente debe de pagar un buen precio por el producto que se le entrega y el estado dar las herramientas claves para que la dinámica empresarial se dé sin problemas.

ORQUESTACIÓN EMPRENDERORA=EMPRENDEDOR+CLIENTE+ESTADO

Referencias

Global Entrepreneurship Report (2016-2017). Global Entrepreneurship Monitor,2016.

Mathews, J. (2017). Entrepreneurial Leadership: A Conceptual Examination. IUP Journal Of Entrepreneurship Development, 14(4), 31-50.

Venkataraman, S. 1997. The distinctive domain of entrepreneurship research: An editor's perspective. In J. Katz & R. Brockhaus (Eds.), Advances in entrepreneurship, firm emergence, and growth, vol. 3: 119-138.

Escrito por: Diego Norena, PAG 2015

Los comentarios están cerrados.