De think tank a action tank, usando la herramienta del Índice de Progreso Social en Mesoamérica

Desde noviembre del 2015 el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS), think tank del INCAE, es el socio regional de la organización Social Progress Imperative, encargados de impulsar el Índice de Progreso Social (IPS) a nivel global. Este IPS es el primer modelo integral para medir el desarrollo humano, sin incluir variables económicas como el Producto Interno Bruto (PIB). En su diseño, el Índice se rige por cuatro principios básicos de diseño:

1. Sólo considera indicadores sociales y ambientales

2. Indicadores de resultados y no de esfuerzos

3. Indicadores relevantes para el contexto

4. Indicadores que puedan ser objeto de políticas públicas o intervenciones sociales

Conceptualmente, el IPS mide la capacidad de una sociedad para satisfacer las necesidades más esenciales de la población, los fundamentos para que las personas puedan tener una vida larga plena y sana; y las infraestructuras para que los individuos alcancen su pleno potencial. Esto a través de un modelo de tres dimensiones: Necesidades Humanas Básicas, Fundamentos del Bienestar y Oportunidades, y 12 componentes, cada uno enfocado en medir un concepto esencial para el bienestar en el siglo XXI: Nutrición y Cuidados Médicos Básicos, Agua y Saneamiento, Vivienda, Seguridad Personal, Acceso a Conocimientos Básicos, Acceso a Información y Comunicaciones, Salud y Bienestar, Sostenibilidad del Ecosistema, Derechos Personales, Libertad Personal y de Elección, Tolerancia e Inclusión, y Acceso a Educación Superior.

Estos cuatro principios de diseño y esta estructura temática permiten generar una herramienta de medición que nos garantiza tener un diagnóstico granular de las condiciones sociales y ambientales de la sociedad, y al mismo tiempo, generar una agenda práctica de prioridades para fomentar el progreso social. Es decir, el objetivo del IPS es la utilización de los mejores datos disponibles, de un diagnóstico basado en evidencia, para generar las alianzas y permitir las innovaciones por medio de las cuales se acelera el crecimiento económico al tiempo que se crean los instrumentos que aseguran que la prosperidad económica se convierta de manera eficiente y eficaz en progreso social.

El objetivo del IPS es la utilización de los mejores datos para generar las alianzas y permitir las innovaciones.

Es decir, no hay iniciativa del IPS que no esté ligando los datos a la acción, a usar el diagnóstico y el modelo del IPS como una plataforma de colaboración, para que diferentes sectores puedan alinear sus intervenciones, coordinar sus mensajes y focalizar sus recursos en torno a las prioridades identificadas por el índice. Este tipo de iniciativas son escalables pues el índice es capaz de aplicarse a diferente niveles geográficos, anualmente se publica para comparar el nivel de progreso social de 133 países, pero también se ha medido en 772 municipios del amazonas brasileño, en 10 ciudades colombianas, en los 81 cantones de Costa Rica, en 272 regiones europeas, a nivel sectorial en Guatemala, en centros turísticos de Costa Rica, y en diversas comunidades alrededor del mundo.

Pero para que los datos y el diagnóstico puedan transformarse en una hoja de ruta, en una estrategia o en una plataforma de acción se requiere de colaboración; así que cada iniciativa del Índice de Progreso Social es llevada a cabo a través de procesos colaborativos; con aliados que buscan tener un impacto en sus comunidades, municipios o ciudades; con organizaciones que reconocen el valor de los datos y las estadísticas para la toma de decisiones; con innovadores que están preocupados y ocupados por generar impactos positivos para la sociedad y el medio ambiente. En este trabajo colaborativo, de red de progreso social, destacan los mismos gobiernos centrales como en Paraguay, Costa Rica, Panamá o Argentina; gobiernos locales como la Alcaldía de Bogotá, Río de Janeiro o el cantón de Santa Ana en Costa Rica; instituciones como la Comisión Europea; organismos como la Asociación de Exportadores de Guatemala o el Instituto de Turismo de Costa Rica; empresas como CocaCola, Cargill, o Cementos Progreso; y sociedad civil como Impactico, Imazon, o Yo Emprendedor.

Y precisamente en estas colaboraciones y alianzas se posiciona el CLACDS de INCAE Business School como el referente para articular, impulsar e implementar las aplicaciones del IPS desde México hasta Ecuador; además de colaborar en el desarrollo metodológico e innovaciones del IPS a nivel global. En ese sentido, la herramienta del IPS refuerza nuestra misión de promover el desarrollo sostenible en la región a través de la investigación aplicada, el desarrollo de capacidades y el diálogo; es decir, como el centro de impacto de INCAE.

Finalmente, hoy contamos con una herramienta y una plataforma de colaboración que no sólo nos lleva a entender el éxito de los países más allá del PIB, sino que nos facilita la construcción de una región más próspera, tanto para las generaciones presentes como futuras.

Sobre JAIME GARCÍA

Experto en metodología del Índice de Progreso Social, y encargado de diseñar e implementar proyectos a nivel sub-nacional para la Red de Progreso Social en América Latina. Es economista del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), con dos maestrías en la London School of Economics (LSE), en Social Policy, y Population and Development.

Los comentarios están cerrados.